Por Trinidad Herrero Sánchez.

¿Cómo se integran las Constelaciones Familiares en el momento y circunstancias que nos toca vivir en la actualidad? Llevándonos a un modo de relacionarnos diferente al que estábamos acostumbrados, puesto que la actividad presencial cede el paso a la presencia virtual en nuestras actividades.

Y desde aquí, me gustaría hablar de las Constelaciones Familiares, en sí mismas, como método de autoconocimiento y desarrollo personal, uniéndolas al mismo tiempo con los Registros Akáshicos que enmarco en el conocimiento profundo de nosotros mismos como seres humanos y en relación a todo lo vivido por nuestra alma, más allá de la pertenencia a un determinado sistema familiar, cultural y social.

Tanto las Constelaciones Familiares como los Registros Akáshicos son campos de información. En el primero accedemos al campo sistémico, el cual nos ofrece la información de cómo nuestras vivencias personales en cualquier etapa, sobre todo en la infancia, originan conflictos en el desarrollo de nuestra vida, no solo por lo que hemos vivido sino por cómo lo hemos experimentado.

Además, en caso necesario, nos ofrece información sobre las circunstancias y vivencias acaecidas en nuestro sistema familiar, alguna de las cuales han creado una impronta dolorosa en el inconsciente familiar que, a modo de herencia, arrastramos durante generaciones, y que se reproducen en la experiencia de algunos de los descendientes sin que seamos capaces de comprender y resolver, por nosotros mismos, las consecuencias de estos vínculos inconscientes, perpetuando los conflictos y dificultades.

En este caso, las Constelaciones Familiares nos ofrece la posibilidad de desvincularnos del legado de dolor que dejaron aquellas viejas heridas en nuestros antepasados y que estamos heredando, de manera que podamos colocarnos internamente en nuestro lugar, dentro del sistema familiar y, por tanto, de la propia vida, pudiendo salir de estos conflictos y caminar con fuerza por nuestra propia experiencia generando nuevas situaciones acordes a nuestra realidad.

El Registro Akáshico, por mi experiencia hasta hoy, no es otro campo de información, sino que es el Campo de información que recoge los demás campos, de manera que todos están integrados en él.

Akhas o Akasha es un término sánscrito que hace referencia a la energía cósmica omnipresente de la que surgen todas las formas de vida. Es la memoria colectiva donde queda almacenada la información de todo lo que fue, todo lo que es y las diferentes posibilidades de lo que será, puesto que no hay limitación de tiempo y espacio. En definitiva, es una gran biblioteca que recoge toda la información personal y universal no solo de la humanidad sino de todas las formas de energía.

¿Qué ocurre cuando podemos trabajar desde ambos campos a la vez?

Ocurre que se abren campos de información insospechados para nuestro desarrollo y bienestar, puesto que al mismo tiempo que accedemos a los campos de información que nos hablan de los vínculos que nos limitan en nuestra experiencia actual, nos abren los ojos y el corazón a los campos posibilitadores de nuevas y diferentes experiencias, donde hallamos la fuerza para iniciar nuevos caminos en nuestra vida.

De esta manera, trabajar Constelaciones Familiares con Registros Akáshicos posibilita, además de una información más amplia, acceder a un campo energético donde la integración y comprensión de cualquier situación actual, que consideremos limitante, se produce de una manera más sutil y más amorosa, envolviendo este momento de consulta en una experiencia muy gratificante y eficaz, puesto que nos da respuesta no solo de por qué, sino de para qué estamos viviendo tales experiencias.

De la misma forma ocurre que, cuando el cliente accede a una Lectura de Registros Akáshicos, si el conflicto tiene como vínculo originario el sistema familiar, el campo nos ofrece el trabajo a realizar a través de información y trabajo sistémico, con la forma de una constelación familiar,  para nuestra comprensión y desvinculación de aquello que no nos pertenece. Y algo que suma exponencialmente el Registro, es que podemos obtener guía, información e impulso ante una idea o un proyecto a realizar, porque no solo hablamos de dificultades, sino de posibilidades de realización, de objetivos y del mejor camino y manera para su logro y consecución.

Por tanto, en mi experiencia, he comprobado la favorable intensidad de trabajar Constelaciones Familiares junto con Registro Akáshico y el impulso energético que conlleva para ayudar a la persona a ponerse en marcha hacia su propio destino y propósito de vida. Y como toda situación de cambio radical, como siento que es la actual, nuestra proyección futura va a depender, en buena medida, de a qué campos de conciencia nos vinculemos, si a los limitadores que permanecen en la pérdida de lo conocido, o a los posibilitadores que abren paso a las nuevas y diferentes experiencias, que tanto el trabajo de Constelaciones Familiares como de Registros akáshicos, facilitan.

Trinidad Herrero Sánchez

www.trinidadherrero.es

Facilitadora de Constelaciones Familiares y Registros Akáshicos

Acompañamiento en procesos de cambio

Share This
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Powered by