Según los últimos datos de la O.M.S. cerca del 23% de los fallecimientos en el mundo se producen por vivir o trabajar en ambientes poco saludables.

Los factores de riesgo ambientales –como la polución del aire, el agua y el suelo, la exposición a los productos químicos, el cambio climático y la radiación ultravioleta- contribuyen a más de 100 enfermedades, advierte esta institución internacional en su estudio “La prevención de enfermedades a través de entornos saludables”. Respirar el aire de nuestras ciudades es un problema para la salud pública.

Y ni siquiera los bebés no nacidos están a salvo porque se ha detectado que la contaminación atraviesa la barrera placentaria.

La industria química ha soltado en el aire alrededor de 2000 sustancias, la mayoría de las cuales no han sido estudiadas científicamente aún. Podemos sumar a esto los metales pesados que entran por nuestra boca o piel y que tanto dañan tejidos  y órganos, contribuyendo al deterioro neuronal (Alzheimer, demencia, parkinson…)

Ante estos datos, ¿qué podemos hacer? A nivel individual, rodearnos de un ambiente limpio en casa, libre de humos y tóxicos en la medida que podamos, beber agua “limpia” y desintoxicante y sacar nuestra nariz al campo cuando nuestras obligaciones nos lo permitan, pero ¿podemos hacer algo más?

Sí, la Epigenética se convierte en una ciencia que nos ayuda a mantener nuestro ecosistema interno más limpio. A través de un estudio completo podemos detectar la toxicidad interna y descubrir con qué alimentos es posible eliminarla. Saber que hay alimentos que nos ayudan a limpiar, en sentido literal, nuestra sangre y nuestras células, es un conocimiento que todos deberíamos tener.

Te animo a que entres en este enlace para conocer acerca del Estudio Epigenético y el Programa de Optimización:

https://www.espacioargenta.es/espacios/espacio-epigenetica-y-desintoxicacion/

En Espacio Argenta disponemos de purificadores de aire al mejor precio. Del tamaño de un exprimidor de cítricos. Consúltanos.

No hay nada más importante que la Salud. ¿O tú crees que sí?