SOLTAR DEFINITIVAMENTE A QUIEN YA TERMINÓ SU EXPERIENCIA FÍSICA Y ORIENTARLO CON SABIDURÍA, LE AYUDA AL ESPÍRITU A TRASCENDER CON MAYOR FACILIDAD.

Puedes recitar esta oración tomando de la mano a la persona, por teléfono (si no puedes estar a su lado) o incluso cuando ya ha abandonado el cuerpo.

«Gracias por todo lo que compartimos, por todos los momentos felices y por todo lo que aprendimos juntos.

Ya nada más tienes que hacer aquí, tu función en este mundo ha terminado. Puedes irte en paz, pues ya hiciste todo lo que tenías que hacer… y siempre hiciste lo mejor que pudiste. Nada queda pendiente. Ahora otras personas se encargarán de que las actividades materiales que en algún momento realizabas, continúen funcionando normalmente.

Sigue tu camino hacia el mundo maravilloso de luz, que está esperándote. No mires hacia atrás. No mires hacia abajo. Mira solamente hacia arriba. Busca la luz que te guía hacia la morada de tu padre. Llénate de felicidad y tómate de las amorosas manos de tus hermanos que han venido a recibirte. Observa sus rostros felices y radiantes de verte llegar. Te estaban esperando y ahora te reciben can infinita alegría.

Entrégate totalmente a tu nuevo mundo, y regocíjate con la presencia de tus maestros, ahora inicias una experiencia de paz, de amor y de valoración de todo lo que has comprendido«.

Esta oración es un legado de Gerardo Schmedling.

Share This
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Powered by