¿Quién ha visto mi ego?

16,00

El libro se envía en las 24h siguientes a recibir el pago. Si lo desea dedicado por la autora, le rogamos nos indique qué fecha y qué nombre desea que aparezca en la dedicatoria.

Comprando este libro, estará colaborando con la Fundación Theodora, ya que el 50% de los derechos de autor va para esta honorable Fundación. ¡Gracias por su colaboración!

Categorías: ,

Descripción

Una guía sencilla y amena para todas las personas que tienen ego y, sobre todo, para las que creen que no tienen.

El ego es un traje a la medida que vamos tejiendo desde que nacemos. Tan bien nos sienta, que lo llevamos puesto como una segunda piel y no nos damos cuenta: los demás lo ven con más facilidad que nosotros.
El ego es un inquilino de la mente que a menudo se cree el dueño. Nos vamos haciendo a él con el paso de los años hasta el punto de pensar que nuestro ego somos nosotros. Cuanto más se usa el ego, más se fortalece, como un músculo. Constantemente, nos vemos en situaciones que nos molestan y que provocan que en nosotros se desate nuestro “otro lado”. Es el ego en acción. Mientras la persona no le plante cara y retome su poder, él continuará haciendo y deshaciendo, creyéndose el amo y señor.
Al ego o mente inferior le encanta recrearse en los males –reales o inventados- y plantearnos, momento a momento, lo difícil que es ser feliz. Sin embargo, cuando se consigue llegar a un estado de paz interior, lo que se va fortaleciendo es el autogobierno, hasta que la comprensión y sabiduría son más fuertes que el ego. Como por arte de magia, cosas que antes nos irritaban o enfadaban, empiezan a no tener ninguna influencia sobre nosotros.
No es fácil ser humano, sin embargo todos tenemos las herramientas para llegar a serlo. El camino pasa por conocer al ego, adiestrarlo, trascenderlo y dejar que nuestra esencia brille. En este libro aprenderás un método para llevarlo a cabo.
El ego divide y separa a la persona del mundo que la rodea, queriendo hacerle creer que los seres humanos somos independientes y estamos separados unos de otros. Cuando se traspasa la barrera del ego, la realidad es otra.

Testimonios:

Gema en este libro nos explica  muy fácilmente quien es «El Ego». Nos va enseñando en cada capítulo los diferente personajes que adoptamos con «El Ego» y nos pone ejercicios y ejemplos para identificarnos con él en  ciertas situaciones repetitivas de nuestra vida.

Nos hace una valoración para que sepamos qué tenemos que cambiar y qué medidas tomar para mejorar como personas. Y para poco a poco ir eliminando ese personaje que tampoco nos ayuda en la vida diaria y tanto nos perjudica. Nos da herramientas y nos va guiando para ir contactando con lo mejor de nosotros, con nuestra esencia y para encontrar nuestra «Paz Interior» que nos va a proporcionar mucho más «Amor y Comprensión» cuando seamos capaces de observarlo y no identificarnos con él.

Este libro debería ser un básico de nuestras bibliotecas desde jóvenes  porque nos ayudaría a evitar mucho sufrimiento y encontraríamos mucho antes esa «Paz Interior» que tan gratificante es y tanto anhelamos.

Gracias, gracias,  gracias,  Gema Martíz por ayudarnos a sembrar esa semillitas de Amor en nuestro corazón y crear una nueva «Consciencia de Amor en nosotros y a la vez en el mundo entero».

Mª Ángeles Sánchez García. Funcionaria. Alcalá de Henares.

Estoy con tu libro, la verdad es que me está encantando, es como oírte en persona. Mientras lo leo te imagino hablando y contándome lo que dices en el libro. Ha habido dos cosas que contabas que me han emocionado mucho. Una de ellas es lo que cuentas al principio de tu familia y la otra cuando hablas sobre una ruptura y como se superan esos temas. Tu libro a primera vista puede parecer muy sencillo, pero tiene conceptos que son oro auténtico.

Te aplaudo y te animo a que sigas ayudando a tantas personas. No dudes que adquiriré tu libro para regalarlo estas fiestas a amigos.

Francesca.Carrasco Martínez. Madrid

Información adicional

Peso1 kg
Dimensiones20 × 2 × 20 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “¿Quién ha visto mi ego?”