Te vigilan las 24 horas del día. Dónde estás, qué haces, con quién te mueves, con quién hablas y de qué, qué películas ves, cuáles son tus temas de conversación, cuánto gastas y en qué, qué compras por internet, qué te gusta comer, en qué empleas tu tiempo…

Parece que estoy hablando de los teléfonos móviles, los ordenadores, los satélites, las tecnologías, el Big Data, el Club Bilderberg… Cierto es que los sistemas de macroinformación registran, cada pocos segundos, los movimientos de cada uno de nosotros con detalle para tenernos controlados, vendernos sus productos y, sobre todo, que no saquemos mucho los pies del tiesto.  

Imagino que esto ya lo sabías… En este mundo en el que nos creemos tan libres, estamos mucho más vigilados y condicionados de lo que parece. Sin embargo, no yo estoy refiriéndome a esto. Estoy refiriéndome a un sistema mucho más sofisticado que todo lo ve y registra… hasta lo que piensas.

¿Qué de qué estoy hablando?

De nuestros pedagogos universales, de los seres que se ocupan de que el universo se mantenga, seres en un nivel de consciencia a años luz del nuestro… De la Fuente Creadora, Dios o cualquier palabra o concepto que te resuene…

Nuestros Maestros Espirituales lo ven todo desde esas dimensiones que ni siquiera podemos imaginar. Esos seres son los que gestionan la vida en su más alto nivel, los que organizan el orden perfecto y el caos implícito del universo.

Desde ese piso en otra dimensión, desde ese plano espiritual SE VE TODO Y TODO QUEDA REGISTRADO.

En este plano de la dimensión tercera, si creo que no me están viendo, es posible que me comporte de forma diferente a si sé que me están viendo. Por ejemplo, no robaría si sé que hay alguien mirando, o no criticaría a alguien si sé que esa persona me está escuchando.  Pero si nadie me ve ni me oye… total… ojos que no ven… además, ¿a quién le hago daño?… Tengo derecho… Me lo merezco… Nuestro catálogo de excusas perfectas para justificar nuestras acciones es inmenso.

Desde allá arriba, en esa elevada dimensión, TODO, hasta el detalle más diminuto, queda registrado. Los pensamientos, los gestos, las palabras exactas, las intenciones… Las mentiras del ego no pasan el filtro, ya que cuando llegan allá arriba quedan registradas en función de la intención que impulsó la acción.

Los sistemas de macrocontrol de aquí abajo,  con los que tantas personas se sienten temerosas, no son tan finos. Los sistemas de arriba sí son potentes. Para ellos, que dominan la materia y la energía a partes iguales, todo esto es pan comido.

¿Cómo ser puede ser feliz y tener paz en medio de esta ultra-vigilancia?

En el campo de lo terrenal:

  • Actuando acorde a nuestros valores y sin contravenir las normas de la Tierra.
  • Adaptándonos a las circunstancias, sin juzgar, pelear ni criticar.
  • Siendo coherentes y preservando las herramientas que nos han encargado custodiar: nuestro cuerpo, nuestra mente, los recursos que apoyan el mantenimiento de la vida.

En el campo de lo espiritual:

  • Siendo fieles a nuestro propósito de vida y fluyendo con las leyes del universo.
  • Aplicando las Leyes del Amor y la Sabiduría a cada una de las experiencias que la vida nos ponga delante, dentro de nuestro plan de estudios particular e intransferible.
  • Comprendiendo que todo lo que perciben nuestros sentidos, no es más que un espejismo de nuestra propia mente, un mundo creado a nuestra imagen y semejanza, para que podamos vivir la experiencia que nuestro espíritu necesita para seguir elevando su nivel de conciencia.
  • Para conseguirlo, es imprescindible, desidentificarnos de eso que llamamos “realidad”; es esencial indagar en el concepto de “vivir en el mundo sin ser del mundo”, como dijo Jesús hace algo más de 2000 mil años.

Si buscas la excelencia en tu forma de comportarte, pensar y actuar, tanto en lo grande como en lo pequeño, con cualquier persona y en cualquier circunstancia, la paz interior será tu compañera de camino. Y con una paz invulnerable en tu interior, siempre podrás sonreír cómplicemente, tanto a las cámaras que te vigilan aquí abajo, como a las de arriba.

Share This
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Powered by